Agua

Mi ser,

lavadora dependiente de agua. Cada cierto tiempo, cada ciclo,

revuelve nuestro interior: nos recicla y evapora. Y expulsamos las toxinas.

Ciclo de Agua es ciclo de vida.


Las rocas que pisamos

se desprenden a nuestro paso,

se apilan por doquier,

están duras,

materia comprimida, impermeable.

Están muertas.

Pronto nos convertiremos en roca

nos secaremos sin agua.

Por este desierto caminamos,

transportamos garrafas corporales

y cuencos embotellados,

en busca del origen de un río cualquiera

donde seguro que encontraremos una ciudad.

Porque las civilizaciones necesitamos agua.

Ríos del deshielo de las montañas,

hilos escondidos.

La primavera es la fiesta de la vida,

también en esta región.

Estoy en una ducha estrecha

cerrada, salvo por un cuadro diminuto en la parte superior de la puerta.

Hay poco espacio para mi,

y clavos por todas partes, donde colgar mi ropa interior.

Un taburete y un cubo.

Y por fin!!! 

Me siento y disfruto,

el agua recorre mi pelo,

mi cabeza, mi cuerpo entero

se precipita en mis tobillos

y cascadas hacia mis pies,

gotas que refrescan mis zapatillas,

saltan y saltan.

Salpican.

Me recreo en la humedad de mi piel

y en mi suerte.

En las cosas sencillas

que en el desierto de Marruecos quedan tan lejos…

Una respuesta a “Agua

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s