En tu mundo

Veracruz,
nuestro México lindo y querido.

¿En mi casa? ¿en mi iPhone? Afuera y adentro. Por fuera y por dentro, cambios.

Viajes. Mañanas. Transformaciones. Sueños…¿En qué balcón? ¿en mi mente?

En la más pequeña, de las partículas del universo.

En sus conexiones. Oscuras.

La nada, en movimiento.

Y mi útero vacío, hambriento.

¿En verde? ¿En violeta o en rojo?

Lejos y cerca, en la red,

en Madrid, somos familia,

latiendo. Creciendo.

Soy una niña, soy galgo, soy mujer.

Soy una joven escritora, estudiante,

vasca, catalana,

emprendedora. 25 segundos

para ser y dejar de ser,

para otra persona.

Somos de paso.

Un semáforo, ahora en Teams.

Familias de músicos

y perras,

pares, de izquierdas,

entretejiendo barrios, animalistas,

activistas, ¿nos organizamos con Facebook?.

Así suceden ahora, orgánicamente,

proyectos digitales como setas,

como caracoles, calan las lluvias,

antes que la nieve.

Híbridos,

sin fronteras,

a los márgenes de las carreteras.

Es «autum»

caen las hojas, muy lentamente.

Aventureras, nómadas,

blogueras, en furgoneta,

fracasadas, te resuenan

¿sí o no?

Instagramers

seguidores abundantes,

profesores de yoga online,

retomamos «Stories en directo»

y seguimos a «Jaiki» por Youtube.

Redes sociales sin ánimo de lucro,

colaborativas

maneras de vida, “alternativas”.

Gritonas y calladas,

mejor no agradamos,

mejor sin jefes.

A solas tú y yo.

Contrarias, partículas rebeldes.

Sin información de utilidad,

caóticas y perseverantes.

Musicales, ¿por qué no?

¿Por qué no comenzar con el mejor viaje del mundo y un buen café cada mañana?

En este balcón.

 

¿Dónde te llevo?

Cuando no estoy aquí y ahora, soy una sombra, una mera proyección. Una abstracción de pensamientos, recuerdos, deseos y añoranza. Algo así. Una impostora que viaja a lugares imaginarios, a uno de aquellos espacios en el tiempo, pasados. Una calle, un paseo, un atardecer, la mar, el malecón, nuestro volcán, tu plática, una canción, nuestra amistad.

Cada uno de nuestros lugares en el cuerpo, todos ya de antaño: vino alrededor de la mesa en invierno, alrededor de la lumbre. Lugares que no han sucedido, ni sucederán afuera como sucedieron adentro. Lugares hermosos donde perdernos, eternamente. Ensoñaciones en el paraíso. Nuestros viajes por Nicaragua. La ría, tu puerta abierta, un coctel con ron…

Y también busco lugares donde perderme sola, donde esconderme de la luz, donde encerrarme a oscuras, también disfruto con el negro, que es fascinante, sin duda seductor. Me deslizo en silencio por los pasillos a oscuras del trastero de mis padres. Siempre me aterró, pero enfrentándote a la muerte, te haces valiente y te construyes por dentro.

Apenas me proyecto hacia el futuro, allí me da mucho miedo viajar. Debe ser que me calan algunas predicciones catastrofistas de la ciencia occidental y no tengo en buena estima ni a mi propia comunidad, ni a mi misma.

Me gusta cuando regreso con la resaca y tu aliento.

 

REGRESAR A LOS LUGARES DONDE A UNO LE AMARON-Lugares en el cuerpo-

Dia del Padre


Así comenzó este día


Habita mi cuerpo

¿Y qué cuerpo quieres habitar? ¿Uno que no te duela? Uno blandito, como nuestra cama.

¿Existirá acaso, un cuerpo vivo sin dolor? Mi cuerpo me duele y mis músculos se tensan, mis dientes se pudren y mis encías sangran, como sangro yo entera cada mes. Blablabla. ¿Me seco?, ¿Ensordezco?.

Quiero. Deseo. Me Pido. Peleo.

Descansa. Uno esponjoso, como Bob.

Uno bien húmedo. Uno cálido.

Uno que me sostenga. El que tengo. Es único.

¿Qué es lo que tienes?

¿Qué es lo que tengo?

¿A mi alrededor? ¿Dónde habito? ¿Cómo llegamos aquí? ¿Qué me olvidé en los bolsillos?. ¿Cuáles son mis botas? de entre todas las que nos esperan ordenadas en el armario de la entrada. ¿Cuáles? Habito el cambio, la transición hacia otro lugar, eso lo sabemos. Esto es seguro, lo inseguro. ¿Cambia todo y de repente ya está? FIN. ¿El todo se acaba? ¿Para siempre? ¿Y deja de cambiar?

Nuestras mañanas.

¿Vuelve la vida a renacer de la muerte? Cuando estamos juntos, ¿cuánto tiempo después?

Son así.

¿Dónde?

Abandona la mente. Escapa. No lo puedes saber. ¿Lo puedes percibir?. Para habitar tu cuerpo y sentir tu piel en relación a este momento, basta con detenerte. Deja de hacer lo que estés haciendo.

Paráte. Deja de estar encima de tu madre.

Disfrutar del cuerpo, mmmmm,

además del sexo, basta con algunos ratos de sol, o con acariciar a nuestros perros, o con escribir de vez en cuando…

es suficiente y necesario a la vez. Microbios de salud para el cuerpo: elfondodelacuestion.

¿Alguien conoce algo que no cambie nunca? Acontecimiento, persona, padre, trozo de universo, relación. Lugares inmóviles congelados, recuerdos paralizados. Lo inerte, ¿quién lo conoce?.

¿Cambian de lugar? Todas la preguntas que me habitan…por dónde me habitan.

Tú búscamelas!

En qué habitación. Cuéntame el secreto. Así comenzaba este año de pandemia. Nuestra canción sobre el 2020, cuando aquel encierro obligado de tres meses. Sin movernos lejos de los cuadernos, con varios chiquitos y grandes, a la vez…soñando, latiendo, respirando hondo. Profundizando, agarrados.

2020 ¿Celebramos el día del padre? Sin flores y sin floristería, sin plantas, dibujamos a la Diosa Verde en la pared, y nos olvidamos de su nombre. Es la Diosa Tara!. Celebramos, un año después, cuando la pandemia todavía no ha terminado, tu ANIVERSARIO. Junto con el DIA del PADRE. Tuvimos mucha suerte porque pudimos estar juntos. Todo nuestro tiempo, en casa. Con mole.

No es cierto. Hoy hacemos el mole.

Hoy que no hemos terminado, que esta historia está inacabada, como todos estos fragmentos de viaje, sin viajar, te recuerdo mucho. Y suerte con nuestro pequeño balcón. Desde que regresaron nuestros amigos, los floristeros- después del cierre obligado- cómo pensábamos en ellos. Nos hemos rodeado de plantas de interior, por todos los rincones de nuestra casa. Un año después, hemos salido bien poco, no hemos pisado la arena de playa, seguimos buscando por aquí, ventanas adentro…

Así seguimos, encerrados por un virus. En nuestra terapia de luz. Sobreviviendo lejos y cerca de la familia que tanto queremos.

 

 

 

elfondodelacuestion

¿Por qué te gusta

estar sola?

Los detalles. Para poder disfrutar la soledad en compañía,

no es cualquier cosa. Lo que vemos del cosmos.

La sensibilidad que tú tienes para mostrarme el arco iris,

tiene que ver con el fondo de la cuestión.

Somos solitarias, a veces…

Estamos destruidas,

pero juntas.

Yo soy para ti

SEGURO QUE ERAN LOS 90s
YO SOY PARA TI

1999.
En una playa del Norte.

Hermosa, amiga. Gracias. Por sentirte cerca en los abrazos, por este aliento.

¿Estamos lejos? Me absorbe el deseo, me esclaviza el dinero, me roba el Estado, me maltratan las cuentas, me cansa el trabajo, me dedico a la familia…

Básicamente. ¿En qué horario, nuestra amistad?

¿No hay excusas? hoy en día en que todo se conecta.

¿Online? No sé si debamos.

Me castiga el deber. En cualquier caso…Mandarnos mensajes y escucharnos la voz. En tiempos difíciles;

tal vez horrorosos, por amenazar.

Cuenta conmigo. En cualquier momento voy a escribirte a lápiz, como antaño, versos bonitos como dibujos en cartas,

para que así nos recuerdes.

Tu y yo cerca de las palabras que curan.

«Dime por favor dónde estás,

en qué rincón puedo no verte,

 

dónde puedo dormir sin recordarte y dónde recordar sin que me duela.

 

Dime por favor dónde pueda caminar sin ver tus

 

huellas»….

(Jorge Luis Borges)

Not Possible

Una de las 7 leyes del universo,

entiendo…

¿O cuántas son esas?


No era posible entrar sin salir. Ni salir sin entrar.

Era completamente imposible no sufrir con las fronteras porque el dolor nos permitía darnos cuenta.

Presentir.

Entonces fue así; Primero fue el dolor por la pérdida. Posterior a dicha pérdida.

El dolor.

Y entonces, la frontera.

Aquí estábamos, recorriendo el tránsito. Lo que fuimos quedó atrás. Lejos.

De nada serviría lamentarnos otra vez. Esta vez. De nada serviría mirar hacia atrás.

¿De nada?.

Entrábamos en un paisaje fronterizo y nos dábamos cuenta.

Adaptación

la-adaptacion
ON THE ROAD

Jet Lag, así se hace llamar…

Por fin nos detenemos!

Bajamos?

Estamos muy cansadas, muy sucias, muy rotas…

y vosotros también.

Nuestros labios están muy agrietados, sin bolsillos.

Sin palabras.

Por fin un lavabo,

una ducha caliente y el deseo de muchísimo té en un «proper» futuro, verde.

Por fin nos llenamos de colores!

Agarramos las cortinas al techo, las cortinas blancas con lazos negros, las colgamos, y las cortinas negras con lazos blancos, las atamos, subimos y bajamos las persianas moradas, cerramos y abrimos las ventanas azules, un día tras otro, amarillo, palpitamos por fin! a paso lento, rojo y propio, a ritmo así, como suena, según el paso, así como cuando pisas la nieve dura, blanca y negra después de nuestras huellas.

Y no sólo de abundancia y de calor, senos bendecidos. Naranjas. También de uñas y caricias brutas, negras, entre mis tetas que huelen a queso rancio. Por fin! una noche caliente…

Y los barreños ¿y la mesa y las sillas?, y por fin! la cama, y un vaso con agua clara y apagamos la luz, aterrizando con jet lag, mi conciencia me lleva hasta ti, cuando te espero en las noches, ts’u’, despierta! apenas agradecidos, a duras penas, agradecidos, eternamente agradecidas.

Sí que duelen y sí que angustian los anhelos, pues claro, como el agua del vaso, sí que hay lágrimas pegadas al ojo, todavía abierto, inexplicablemente, latiendo sin parar de aquí para allá, entre partes, imbuidas de un prana loco. Nos alejamos del centro y nos acercamos al origen, a pleno pulmón, trepamos por acantilados de roca, verticales y estrechos; y compartimos, cómplices allá arriba…con otras manadas, guiños. To share

¿Will you?

Nosotras y todas, qué desafíos, qué vidas! Puertas afuera, por aquellos caminos, también por aquellos tejados rosas en los que ardían inciensos, to believe ¿remember?, cuestas y relámpagos, caímos ¿enamoradas?, y nos rendimos al sueño, perritas calientes.

Por ahora,

vamos de entrada, postergando la salida…echadas…deja tu mensaje!

http://www.suasletras.com/letra/Zeca-Baleiro/Babylon/14565